sábado, 17 de marzo de 2007

Leticia Bredice en Paparazzi

Un día se propuso dejar la eterna rebeldía de la muchacha impredecible para ser una mujer adulta, responsable y comprometida. No fue un día más, claro: fue el día en que nació su hijo Indio y ella se convirtió en madre. “Tener un hijo me abrió la cabeza”, confiesa ahora, a un año y medio del momento en que cambió su vida.

La puerta de una casa en Martínez se abre a las 7 de la tarde. A pocos metros se puede ver a una mujer sentada sobre una mesa, arriba de un mantel, rodeada por un termo, un mate y una cámara filmadora. La mujer es Leticia Brédice, pocos minutos después de grabar escenas de su próximo cortometraje sobre maltrato familiar. “Tenemos 20 minutos para las fotos y la entrevista”, advierte, algo tajante, en un primer momento. El correr de la charla muestra a otra Leticia. A otra mujer. No a aquella vinculada con los éxitos en el cine, el teatro y la televisión. Más bien deja ver a una joven comprometida con lo social, dedicada a la maternidad, y que no teme a enfrentarse al dolor ajeno. Todas las noches, la madre del pequeño Indio encuentra su lugar en el mundo como conductora del programa de radio Bailarina en la oscuridad, por AM 1110, donde lee poemas que ella escribe, y escucha a gente que busca reinsertarse en la sociedad.

–Sos una actriz reconocida. ¿Por qué decidiste no hacer ficción y dedicarte a un programa de radio de contenido social?
–Porque me gusta… Simplemente por eso. Siempre nombro a Norman Briski como un maestro muy importante, que tiene que ver con la enseñanza en la lucha por lo social. Para mí fue fundamental haberme criado en su escuela de teatro, donde el trabajo de los actores está ligado a las necesidades básicas de la gente común. Por eso, todo lo que hago es muy importante para mí. Creo que desde el día que parí a mi hijo despertó en mí una nueva mujer.

–¿Y cómo es esa nueva mujer?
–Es alguien más cercano a la realidad humana, a las miserias humanas… A lo que sufre una mujer con muchos hijos que no puede pagar una obra social y que tiene que ir a un hospital público, y cae en un lugar donde los equipos tecnológicos no andan, o no están. Tener un hijo me abrió la cabeza. Pienso que si para mí es difícil cuidarlo, teniendo los medios para hacerlo, debe ser mucho más difícil para quienes no los tienen. Para el Gobierno es más fácil apoyar cosas que son más superficiales, y no hacer hincapié en lo que tiene que ver con lo sensible o doloroso.

–¿Qué te atrapa de hacer radio?
–Por ejemplo, hablar con gente que trabaja en la cárcel y que trata de hacer algo por la reinserción de los presos. Me gusta mucho el programa que hago. No se siente el placer de la radio hasta que no se trabaja ahí. Poder comunicarme con la gente sin tener que ser vista es una sensación maravillosa, impagable.

–Te vinculás con gente que estuvo presa, escuchas cosas terribles. ¿Cómo hacés para que no te afecte personalmente?
–No tengo la necesidad de recuperarme por lo que veo o escucho, porque nada me impresiona. No estoy de acuerdo con los que dicen: “Para mí esto o aquello es muy duro, entonces no lo escucho”. Vivo constantemente al lado del dolor y de la gente a la que le cuesta salir adelante. De hecho, en mi programa de radio todos tienen un lugar donde hablar. Sabiendo lo que le pasa a la gente me siento más soberana, más parte de mi pueblo. Creo que la fortuna económica le hace mal a la gente, que está mal distribuida. Hay gente que tiene poco, muy poco. Y en cambio, hay gente que tiene mucho, demasiado, y no paga impuestos. Es una realidad que no está bien porque, simplemente, no tiene que ser así. Todos tenemos que tratar de hacer algo por el otro.

–¿Qué significa el spot publicitario que hiciste sobre el número 108, de ayuda a la mujer?
–En 2006 hice tres cortos sobre abuso infantil. Y este año estoy haciendo otros. Lo del 108 es una campaña para que las mujeres que viven situaciones difíciles en su casa se animen a marcar un número de ayuda gratuita donde serán atendidas por abogados y asesores…

–Escribís poemas y los leés en tu programa de radio. ¿Qué lugar ocupa la escritora en tu vida?
–Escribir me gusta mucho. Ya escribí dos obras de teatro. Ahora estoy trabajando en la producción y ensayos de una de ellas. Como nació Indio, empecé a hacer cosas que me permitan estar más cerca de él, compartir más tiempo con mi hijito. Y ahí me vinculé más con la redacción y la radio.

–Y entre tanta actividad paralela, ¿dónde queda la actriz?
–Seguramente participaré de alguna de las obras que escribí. Además, despacito estoy empezando a hacer algo de música para un segundo disco. Lo importante es que estoy haciendo un poquito de todo lo que sé y me gusta.

–¿Cómo es ser madre con un año y medio de experiencia?
–Es maravilloso ser madre. Sólo que a veces hay que hacer este tipo de cosas, trabajar. (Alza a Indio, y la charla se interrumpe un par de segundos).

–¿Pensás casarte con Juan Pablo Sanguinetti, el padre del bebé?
–Puede ser… Pero por ahora, no lo sé.

–¿Planeás agrandar la familia?
–No, por ahora no…


1 comentario:

creatulogo dijo...

NO ENTIENDO QUE FARZA ES GRAN HERMANO 2007 ME DEFRUDARON -...DADO QUE FUE ADVERTIDA EN NO DAR INF DE AFUERA A CLAUDIA CON QUE NO DIGA NADA Y TIENE LA LIBERTAD DE INSULTAR A SILVINA EX INTEgRANTE DE GRAN HERMANO DANDO INFORMACION DE AFUERA AUNQUE SEA O NO VERDAD. CREO QUE TIENEN QUE SER EXPULSADA POR QUE LA SENSACION DE LOS CHICOS AHORA ES DISTINTA ME GUSTARIA QUE LA HECHEN POR QUE NO SE MERECE ESTAR EN LUGAR DE LOS SUEÑOS DE LOS DEMAS QUE FUERON EXPULSADOS Y ELLA SE VE QUE NO LE IMPORTA NADA..asi lo dijo ella...QUE HACE AHI ADENTROO .....SI NO LA HECHAN GRAN HERMANO VA SER UN EXITO DE FARZAAA..Y YA NO ES UN JUEGO...